El Universal

Elba Esther, a un año de su aprehensión

Al sonar el teléfono, se escuchó: “El avión de La Maestra sufrió un percance” y la familia de Elba Esther Gordillo Morales pensó lo peor. Una segunda llamada proveniente de la persona encargada de recoger a la excéntrica lideresa del magisterio en el aeropuerto internacional de Toluca, Estado de México inquietaba aún más a Maricruz Montelongo, hija de la profesora. “Al parecer la secuestraron. Fue un grupo armado”, pero en la tercera llamada por celular se confirmó: “Está detenida por la PGR”.

Desde esa tarde del martes 26 de febrero, hoy hace un año, Elba Esther Gordillo enfrenta un proceso en el que se le acusa de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal en el uso indebido de las cuotas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que dirigió por 24 años.

En el aislado número 2, Gordillo Morales manifiesta trastornos en su estado anímico: va de la tranquilidad al mal humor, de la tristeza a lo irritable y hasta explotar en el enojo contra quienes la visitan en esa Torre Médica del Hospital General de Tepepan.

Ella no sólo está presa por los cargos que le imputa el gobierno, también se encuentra atrapada entre tres grupos de interés que se disputan su patrimonio personal, que consta de hasta 60 propiedades, calculan maestros disidentes —los cercanos llegan a señalar sólo ocho casas en Estados Unidos y el Distrito Federal— dinero en diversas cuentas bancarias, además de una colección de joyas, obras de arte, zapatos, bolsas y prendas que fueron adquiridas en las más prestigiosas tiendas como Neiman Marcus, donde compró al ritmo de más de 801 mil pesos mensuales, durante los últimos tres años.

La disputa

La comiteca (6 de febrero de 1945, Chiapas) Elba Esther Gordillo que se iniciara como dirigente sindical en la primaria Carlos Hank González en el municipio de Nezahualcóyotl, en los 70, se encuentra también capturada por los grupos que representan cada una de sus hijas Maricruz Montelongo y Mónica Arriola, el de un sector de dirigentes del SNTE y del Partido Nueva Alianza.

Los tres grupos se han enfrentado por el manejo del dinero de las cuotas magisteriales que representan anualmente mil 400 millones de pesos, según estimaciones de la misma organización.

Tras su captura, en un hotel de Guadalajara, Jalisco, un puñado de hombres decidió la estrategia: después de intercambiar llamadas con el gobierno federal y con la lideresa a través de la familia de Gordillo. Fue así como se decidió que Juan Díaz de la Torre sería el nuevo dirigente. Con el rostro enrojecido el hombre blanco de ojos verdes soltó en llanto y dijo: “Sí quería, pero no así”.

Aprehensión

La Guerrera, como ella se autodenominó días antes de su aprehensión, en su cumpleaños 68, rodeada entre la euforia de los suyos, quienes corearon por última vez su nombre, vivió un operativo “aparatoso” en su detención.

Poco después de las seis de la tarde dos aviones tipo caza de la Marina obligaron a bajar al avión privado proveniente de San Diego en una de las pistas del aeropuerto de Toluca y le cerraron el paso.

Luego un gran despliegue de fuerzas ministeriales de la PGR, de la Marina y el Ejército Nacional, más personal de los órganos de inteligencia del país, lo que hoy hace decir a integrantes de su familia: “Fue un exceso. Con un citatorio hubiera sido suficiente”.

Después de establecer el cerco de seguridad a la aeronave donde viajaba, la dirigente fue informada de los cargos. Junto con ella también fueron detenidas otras dos personas: una médico y su masajista.

Ante el juez sexto de Distrito en Procesos Penales Federales, Alejandro Caballero se fincaron los delitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita a Elba Esther Gordillo por a Isaías Gallardo y a José Manuel Díaz.

Un día después se detuvo a Érick Rodríguez y a Nora Guadalupe Ugarte, ambos trabajadores del área de tesorería del sindicato y quienes se convirtieron en colaboradores en la investigación.

Ahora su defensa integra un expediente en el que intenta comprobar junto a la familia que los cargos por los que está recluida son improcedentes.

Existe la confianza ante la inexistencia de una denuncia por parte del SNTE en la que señale que hubo malversación de fondos de las cuotas sindicales, puesto que se confía en que eso contribuya a descargar uno de los puntos que se siguen en la indagatoria.

La estimación al interior del sindicato más grande de América Latina es que, en promedio, existieron en el mismo periodo en el que se le juzga a su ex dirigente (marzo de 2009 a enero de 2012) 5 mil 400 operaciones bancarias, sin embargo, sólo 50 están relacionadas en lo que llaman “sus gastos” personales (pago de una tarjeta de crédito, así como el pago a una cadena de tiendas).

Otro más, en relación con los gastos médicos en diversos hospitales y clínicas de reconstrucción estética que ascienden a alrededor de 17 mil 263 dólares, del cual se busca atribuir que no solo fue en beneficio de Gordillo Morales sino que es una “prestación sindical para sus dirigentes”, por lo que ese monto también es atribuible a cirugías de otros 40 líderes seccionales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

DISPUTA. Policías ministeriales custodiando una de las propiedades de la ex lideresa del SNTE, que ahora pelean diferentes grupos de interés